miércoles, 11 de abril de 2018

Uniautónoma: la hora de la verdad


Por Anuar Saad

Es sabido por todos que la Justicia en Colombia es lenta. Los procesos suelen ser interminables. Célebres son los casos en los que uno de los querellantes, cuando al fin se resolvió algo a su favor…ya esté muerto. Así de paquidérmica es. Y, por desgracia, el caso de la Uniautónoma no es la excepción.

Van tres meses esperando que la Fiscalía se pronuncie sobre el desvío de recursos, la apropiación indebida, el abuso de poder, las falsificaciones de documentos, alteraciones de actas, enriquecimientos ilícitos, concierto para delinquir y otros delitos más que dejaron a esta importante Universidad  literalmente en la ruina.

La comunidad entera espera ansiosa que se impartan órdenes de capturas que cobijen a los responsables y, que además, tengan que devolver lo apropiado en la ilegalidad. Muchas cosas tienen que explicar Ramsés Vargas y sus “alfiles”, esos que tuvieron el poder de manejar los recursos, gestionar contrataciones, disponer del gasto, nombrar y ejecutar presupuestos. Hasta un estudiante en primer año de economía es capaz de deducir, de bulto, que si una empresa tiene un déficit (reconocido públicamente por el mismo ex - rector) de aproximadamente 30 mil millones de pesos, pero que es capaz de generar 110 mil millones al año entre matrículas y convenios, y que además en propiedades tenía más de 100 mil millones, esa deuda no era un mal mayor. De hecho, era una suma que en menos de 5 años, hubiera podido pagarse. Ni siquiera su ex - rectora y todo su séquito pudieron, durante años de malos manejos, acabar con la Universidad. Pero Ramsés Vargas y los suyos, la dejaron en las tablas en menos de 4 años: todo un récord.

Lo conocido ayer fue la tapa de la olla. Que la madre del Rector se separe de su curul en la Sala General entregando una ampulosa carta (redactada tal vez por su “travieso” hijo) es indignante. No por la carta en sí, sino por lo que dice. Es, claramente, la carta de alguien que destila odio y rencor. 

De alguien acostumbrado a mentir. Habla, entre otras cosas inverosímiles, de que “la universidad nunca estuvo mejor” (con dos años dos pagos intermitentes a sus empleados); enuncia que estaba “ad portas de la acreditación institucional”, cuando ni siquiera los programas podían acreditarse por el despelote financiero y administrativo que su terrible dirigencia llevó a la institución. Asegura que todo es culpa “del Gobierno”, de “la W Radio” y de funcionarios perversos a los que “él alimentaba”.

Acusa también a la Ministra Giha a la que además señala de tener familiares contratistas con la Universidad… ¿de ser así quién diablos los contrató? ¿No fue su administración? Alude tácitamente que en el mandato de Duque (que él cree gobernará desde el 7 de agosto) hará “que sepa la verdad”, ¿cuál verdad? pregunto yo. Ojalá entre esas verdades pueda explicarnos a dónde fueron los dineros recogidos en las bolsas negras y qué se hizo toda la plata del 2017 porque a los programas académicos no invirtió sino una ínfima suma. Esperamos, pues, que la Justicia haga lo que debe y que la comunidad tenga la tranquilidad de ver a los que desangraron a la Universidad tras las rejas. La famosa carta, en resumen, presenta a un Ramsés víctima. Jamás victimario. Presenta a un “pro-hombre” que no fue comprendido: un cinismo sin límites.

Ahora la Academia debe ser capaz de reinventarse. De salir adelante. De volver a ser lo que siempre fue: la segunda mejor universidad del caribe colombiano. Por eso es hora de deponer los odios. De deponer los intereses personales. De desarmar los corazones. De hacer atrás al egoísmo. De hacer un alto y pensar que lo que está en juego es más grande que nosotros. Lo que está en juego es la Universidad donde estudiamos, donde nos enamoramos, donde trabajamos, donde hemos recorrido más de media vida y que, para bien o para mal, es de la que vivimos.

Gran reto tiene el nuevo rector Víctor Armenta. Y él lo sabe. De sus ejecuciones dependerá de qué forma pasará a la historia: si fue el hombre que pudo recuperar la universidad de su más grande crisis en los 50 años, o si fue el que definitivamente la enterró. Esperamos, por el bien de todos, que siga manteniendo el rumbo correcto y dando muestras de querer hacer las cosas bien.

A estas alturas no podemos ser buitres. Es hora de pensar en la Academia y no tratar de pescar en río revuelto. Debemos hacerlo por esa Alma Mater a la que juramos servir y que hoy, cuando más nos necesita, no podemos dejarla a su suerte. La Uniautónoma, esa universidad que está tatuada con tinta indeleble en el corazón de todos los habitantes del caribe colombiano, debe no solo recuperarse de este nuevo golpe: debe llegar a ver, por fin, la luz al final del túnel. Esa luz que nos dé la esperanza de que un final feliz sí puede ser posible y este lo será en la medida de que seamos capaces de anteponer el bien común al personal. Solo así, volveremos a tener la Uniautónoma que queremos.

Directivos, profesores, estudiantes, empleados, grupos sindicales, egresados y empresarios debemos aportar un grano de arena para hacer de ella una Universidad que vuelva por la senda de la excelencia. Para que esa universidad, la misma que Mario Ceballos Araújo y tres amigos más (ningún Vargas entre ellos) idearon fundar en ese ya lejano día de 1967, vuelva a generar para nuestra región “Ciencia para el Progreso”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LO MAS NUEVO

Las lecciones de Gossaín

Por Anuar Saad Para nadie es un secreto que el periodismo tradicional, desde finales del siglo XX, ya daba fuertes señales de estar s...